• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • 10 cuidados para los más pequeños en verano (II)

    10 cuidados para los más pequeños en verano (II)

    10 cuidados para los más pequeños en verano (II)

    • Una buena alimentación: Es normal que durante los días más calurosos del año los más pequeños tengan menos hambre o ganas de comer, no es nada alarmante, ya que les pasa como a los adultos, que con el calor se quitan las ganas de grandes comilonas. Alimentarse bien no es sinónimo de mucho sino de comida saludable y una alimentación adecuada. Es importante mantener su dieta rica en frutas, verduras y cereales para mantenerlo muy hidratado y con energía. Aprovecha también las frutas de temporada para darle de comer entre horas o hacer batidos y zumos. Si el bebé continúa siendo lactante, habrá que aumentar las tomas y si fuera necesario introducir agua mineral como refuerzo.
    • Evitar intoxicaciones alimentarias: Las bacterias proliferan con el calor, por lo tanto, es más fácil que se produzcan intoxicaciones durante este periodo del año. Hay que cuidar que los alimentos no pierdan su cadena de frío, aumentar las medidas de higiene a la hora de prepararlos y extremar las precauciones en el transporte y almacenaje de la comida del bebé.
    • Evitar los golpes de calor: Es la consecuencia a la exposición del bebé a temperaturas muy altas y debe ser tratado adecuadamente y con urgencia. Debemos protegerlo siempre del sol directo, tapar su cabeza con una gorra, evitar las horas de más calor del día, permanecer en lugares frescos y mantenerlo bien hidratado a través de la comida y la bebida.
    • Prevenir la otitis: La humedad y el calor pueden producir con facilidad una otitis, por eso hay que asegurarse de secarle bien las orejas después de un baño y mantenerlas siempre limpias y secas, sobre todo en el mar o la piscina.
    • Dedicarles tiempo: Lo más importante del verano es que, al descender el ritmo frenético de la rutina, disponemos de mayor tiempo y tranquilidad para dedicarles a los niños. Es el momento ideal para recuperar tiempo perdido en otras épocas del año y disfrutar de unas vacaciones inolvidables mientras son pequeños.
  • Archivos