• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • 10 falsos mitos sobre el cuidado de bebés (I)

    10 falsos mitos sobre el cuidado de bebés (I)

    10 falsos mitos sobre el cuidado de bebés (I)

    Al nacer no ven: Los recién nacidos ven mejor a una distancia de entre 15 y 30 centímetros, por eso nos acercamos más a sus caras para hablarles. A medida que crecen, su visión se va ampliando y al medio año ya ven a la perfección todo aquello que se encuentra a una distancia de entre tres y cuatro metros. Cuando cumplen un año, su visión es similar a la de un adulto.
    No deben salir de casa hasta tener 15 días: Esto está relacionado con el deseo de preservar la salud del recién nacido. Cae de cajón que no se debe exponer a un bebé al contacto con una persona con una enfermedad infecciosa, pero sí podemos disfrutar de él al aire libre. Debemos evitar el calor excesivo en verano y el viento fuerte o la lluvia en invierno. Nada más.
    No se les debe cortar las uñas los primeros meses: Es totalmente falso. Los bebés suelen tener las uñas de las manos bastante largas y esto puede originar que se hagan arañazos ellos mismos en la cara. Podremos cortárselas con sumo cuidado en un momento en el que el pequeño esté tranquilo o durmiendo.
    Si le rapas el pelo le sale más fuerte: Solo parece más fuerte porque en ese momento faltan las puntas finas que le dan un aspecto más frágil. Lo cierto es que casi todos los recién nacidos pierden el pelo con el que nacen y lo cambian por una especie de pelusilla. No tiene mucho sentido cortarles ese pelo antes de los seis primeros meses.
    Llorar ensancha los pulmones: Es un mito, ya que no se ha demostrado que exista ninguna relación entre el llanto y la maduración de estos órganos. Está bien dejarlo llorar en determinadas circunstancias, pero el pequeño debe saber siempre que las personas de su entorno le quieren y le protegen.

  • Archivos