Los pros y contras del colecho
Qué es el colecho

Los pros y contras del colecho

Los humanos somos los mamíferos con mayor dependencia durante el primer año de vida, mostrando fuertes lazos en la relación con nuestro cuidador, generalmente la madre. Una madre representa la protección, la fuente de alimento, el calor y el consuelo. Además, la leche materna facilita el sueño del bebé, debido a que contiene triptófano, una sustancia que actúa en el cerebro como inductor del sueño.

Cuando el bebé y sus padres comparten la misma cama, se denomina colecho. Esta práctica se lleva a cabo durante toda la historia de la humanidad. El vínculo afectivo, el desarrollo neuronal, el bienestar del bebé y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés se ven favorecidos por el contacto continuo. Según estudios recientes, la cercanía entre el bebé y la madre facilita el correcto mantenimiento de la lactancia materna, la cual tiene además un efecto protector frente al Síndrome de Muerte Súbita del Lactante.

Es frecuente que a lo largo de la noche el bebé se despierte asustado y busque refugio junto a sus padres. Los patrones de sueño se van modificando a lo largo de los primeros años y, por lo general, estos despertares nocturnos van decreciendo poco a poco. Respecto a si es correcto o no que los padres compartan cama con su hijo, los profesionales de la salud tan sólo deben ofrecer información sobre ciertas circunstancias que puedan influir negativamente en el colecho, principalmente en los menores de 6 meses. Pero la decisión siempre debe ser una opción de los propios padres.

Casos en los que no se recomienda el colecho

  • Los expertos aconsejan que los lactantes menores de seis meses duerman en su cuna, siempre boca arriba y cerca de la cama de sus padres.
  • Prematuridad y bajo peso al nacimiento.
  • Situaciones de cansancio extremo, como el postparto inmediato.
  • Sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones.
  • Padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes.
  • Compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.
  • Archivos