• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • 948 24 12 36 / 629 14 18 03 / FAX: 948 15 24 46

    Revisión ginecológica – Estudio Médico Navarro

    Revisión ginecológica

    La ginecología es el área de la medicina que se ocupa de estudiar y tratar las enfermedades del sistema reproductor femenino (útero, vagina y ovarios).

    En Estudio Médico Navarro queremos dar un servicio que atienda la salud integral de la mujer a lo largo de toda su vida desde la infancia hasta llegar a la menopausia.

    Cuándo acudir al ginecólogo

    En circunstancias normales, el inicio de las revisiones ginecológicas puede ser en la adolescencia, a partir de la primera menstruación o desde el momento en que se mantienen relaciones sexuales.

    A partir de entonces, se debe continuar con las revisiones durante toda la vida de la mujer. Nunca se es demasiado joven, ni demasiado mayor para ir al ginecólogo.

    En qué consiste la revisión ginecológica anual

    La revisión ginecológica permite el diagnóstico en muchos casos de cáncer de mama, de ovario, de vulva o de endometrio en sus fases iniciales, antes de que aparezcan los síntomas.

    La visita comienza con la elaboración de una historia clínica detallada, para conocer los antecedentes patológicos, hereditarios y familiares de la paciente.

    Posteriormente y como norma general, se realiza una exploración ginecológica completa consistente en una exploración mamaria, toma de muestras para citología cérvico-vaginal, ecografía de mamas y ecografía vaginal.

    Todas estas exploraciones son totalmente indoloras y dependiendo de la edad y/o de los hallazgos, se pueden solicitar otras pruebas complementarias como son la mamografía, colposcopia cervical (exploración del cuello uterino), frotis vaginal, la densitometría ósea, el cultivo HPV u otras.

    Cuándo realizarse la revisión ginecológica

    El mejor momento para realizarse una revisión ginecológica es justo dos semanas después de la menstruación, ya que es la etapa en la que se recogen las mejores muestras de células, el cuello uterino está más abierto y las mamas son más fáciles de examinar.

    Es importante acudir con la vagina y el útero limpios de sustancias ajenas: no mantener relaciones sexuales las 24 horas previas, no utilizar lubricantes, geles, espermicidas ni jabones fuertes que puedan interferir con los resultados de la revisión.

    Pida ya su cita para su revisión ginecológica.