¿Hipo fetal? Sí, existe (I)

¿Hipo fetal? Sí, existe (I)

Una de las grandes ilusiones a lo largo de la maravillosa etapa del embarazo son las ecografías, donde el futuro padre y la futura madre podrán ver por primera vez cómo se va formando su bebé, que permanecerá durante 9 meses en la barriga de la madre. Sin embargo, otra de las cosas que más ilusión nos hace hasta el momento del nacimiento es los movimientos que, primero la madre desde dentro y más tarde el padre y cualquier otro allegado desde fuera, pueden notar del bebé.

Dentro de estos movimientos, encontramos las famosas “pataditas” que toda madre ansía sentir. Con lo que puede que la futura madre no cuente son con otros movimientos que resultarán una sorpresa y para nada son señal de alarma, como es el hipo fetal. Sí, los bebés desde antes de nacer pueden tener hipo y desde Estudio Médico Navarro queremos contároslo.

El hipo fetal es algo muy común y habitual durante el periodo de gestación. Estos movimientos rítmicos que pueden durar hasta varios minutos se producen a partir del séptimo mes y se mantienen hasta el final, incluso pudiendo producirse también después del nacimiento. El hecho de que el bebé tenga hipo no debe ser alarmante ni preocupante para la madre, por lo tanto no hay nada por lo que alarmarse. Al contrario, el hipo fetal es señal de salud y bienestar fetal.

¿Por qué se produce el hipo fetal?

El hipo fetal es una fase más del desarrollo del bebé, que todavía no está maduro por completo pero ya se empieza a preparar para su salida al exterior. De esta forma, el bebé ejercita el diafragma y prepara sus pulmones para la respiración.

Aunque estos no realizarán su función hasta la salida del bebé del útero de la madre, los pulmones, en los que sí penetra líquido amniótico, se nutren y se preparan para cuando llegue el momento del parto.

¿Quieres saber más acerca del hipo fetal? Sigue atent@ a nuestro blog.

  • Archivos