• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • A qué se deben las náuseas en el embarazo

    Nauseas en el embarazo: ¿A qué se deben?
    Cómo disminuir las nauseas en el embarazo

    Nauseas en el embarazo: ¿A qué se deben?

    Náuseas en el embarazo y vómitos

    Uno de los primeros síntomas reconocibles en el cuerpo de una mujer durante el periodo gestacional es la aparición de náuseas de embarazo y vómitos, que se presentan hasta en un 80 % de las embarazadas. La responsable principal de este malestar es una hormona denominada gonadotropina coriónica, que se sintetiza solo en el embarazo y desde que el embrión se implanta en el útero.

    Los niveles de esta hormona se van multiplicando desde el comienzo de la gestación hasta la octava semana de embarazo aproximadamente, cuando alcanza su punto máximo y empieza a disminuir. Este es el motivo por el que la mayoría de las mujeres (casi un 70%) experimentan náuseas en el embarazo, entre la cuarta y la séptima semana. Un alto porcentaje continúa con el malestar hasta la semana 12 y, a partir de ahí, se reduce considerablemente el número de gestantes con estos síntomas.

    Existe la creencia popular de que éstos son signos de que el embarazo evoluciona adecuadamente. Sin embargo, debemos destacar que existe casi un 20% de embarazadas que no sufre náuseas ni ningún otro tipo de malestar general durante las primeras semanas y tienen un embarazo normal y con una evolución totalmente favorable.

    El estrógeno (otra hormona que se eleva con rapidez durante el embarazo), el desarrollo del olfato y la sensibilidad a los olores fuertes, un estómago más delicado, el estrés y los nervios también pueden ser causantes de este tipo de síntomas.

    Consejos para las náuseas del embarazo

    Para aliviar estas náuseas del embarazo se recomiendan las ingestas frecuentes, pero poco abundantes, porciones pequeñas pero de forma repetitiva a lo largo del día. Debemos cumplir con las cinco comidas diarias y no dejar pasar más de tres horas en ayuno para no encontrarnos nunca con el estómago vacío. También conviene evitar las grasas, la comida picante, densa y con un fuerte olor que pueda irritar el sistema digestivo.

  • Archivos