• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Remedios para el dolor de espalda durante el embarazo

    Combate los dolores lumbares durante el embarazo
    Ejercicios para el dolor de lumbares

    Combate los dolores lumbares durante el embarazo

    Combate los dolores lumbares durante el embarazo
    ¡Califícanos!

    El embarazo es uno de los momentos de mayores cambios en la mujer, tanto física como psicológicamente, por eso está demostrado que hacer ejercicio durante los meses de gestación contribuye a sobrellevar estos cambios, ayudando a la mujer a aliviar el estrés mientras cuida de su salud y la de su hijo.

    Dentro de los cambios físicos, destacan algunos como los dolores lumbares. A medida que aumenta la barriga, el centro de gravedad se desplaza hacia delante y hacia abajo provocando un aumento de la curva lumbar, lo que significa que puede desencadenar en lumbalgia o ciática. Esto puede dificultar nuestros movimientos más cotidianos a medida que va avanzando el periodo de gestación. Por eso, queremos ofreceros una serie de consejos para evitar los dolores y encontraros mucho mejor en una de las etapas más bonitas.

    Caminar: Debes caminar erguida, con la espalda recta, los glúteos firmes, la cabeza alta y los brazos a los lados. Evita las inclinaciones hacia delante para no forzar la columna.
    Subir escaleras: Mantén recta la espalda y apoya toda la planta del pie en cada peldaño de la subida. Ayúdate del pasamanos siempre que lo haya para evitar perder el equilibrio.
    Al tumbarte: La mejor postura para las embarazas es dormir de lado. Hay que evitar el dormir boca arriba mucho ya que, con las piernas estiradas, se aumenta el arco lumbar y esto puede provocar dolores de espalda.
    Al agacharte: Flexiona las rodillas y separa un poco las piernas. Ten cuidado y procura mantener siempre la espalda recta, nada de arquearla hacia delante.
    Sentada: Intenta no acercarte mucho a la mesa curvando la espalda. Eso sí, ajusta la silla de forma que puedas meter la tripa dentro para estar lo más cómoda posible. No dejes los brazos sin apoyo y relaja la tensión.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *