• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • ¿En qué consisten las relaciones sexuales programadas?

    ¿En qué consisten las relaciones sexuales programadas?

    ¿En qué consisten las relaciones sexuales programadas?

    ¿En qué consisten las relaciones sexuales programadas?
    ¡Califícanos!

    Son muchas las parejas que intentan tener un hijo y recurren a profesionales y especialistas para aumentar sus posibilidades. Antes de utilizar los tratamientos de reproducción asistida, existe la opción de programar un coito dirigido para incrementar así las opciones de conseguir un embarazo natural.

    Esta es una técnica sencilla, económica y de bajo riesgo (diferencias principales que presenta frente a la inseminación artificial y la fecundación in vitro) en la que el ginecólogo o especialista se encarga de monitorizar y dirigir las relaciones sexuales al mejor momento de periodo ovulatorio, el más fértil del ciclo menstrual.

    Consiste en la administración de fármacos y hormonas, que a veces puedes ser suministradas en forma de inyección, para controlar la ovulación y los ciclos menstruales con el fin de encontrar el momento perfecto para el embarazo.

    Tras una evaluación médica, el obstetra o ginecólogo indicará las posibilidades reales de embarazo que tiene la pareja a través de esta técnica. Las posibilidades de gestar con relaciones sexuales programadas alcanzan un promedio de un 15% por ciclo. Las parejas que más se benefician de este método son las jóvenes con esterilidad de poco tiempo de evolución.

    Las pacientes anovulatorias (con ausencia de ovulación) y oligomenorreicas (con ciclos menstruales muy largos) son comunes en la práctica de esta técnica. También las parejas en las que existe una esterilidad sin causa aparente, que sufren endometriosis leve o alteraciones en el semen, en el caso de los hombres.

    Se recomiendan un máximo de seis ciclos para intentar tener un hijo mediante este procedimiento, ya que por encima de ese número no se contemplan avances ni aumentan las probabilidades de gestación. En el caso de no conseguir el embarazo, tras esto, sí se recurriría a la técnicas más comunes de reproducción asistida: la inseminación artificial o la fecundación in vitro.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *