• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Obstetricia – Ecografía 4D – Estudio Médico Navarro

    ¿Qué es la obstetricia?

    En Estudio Médico Navarro damos atención relacionada con obstetricia y ginecología y porque valoramos esta importante etapa en la vida de la mujer, ponemos esta área solo en manos de profesionales ampliamente especializados

    La obstetricia es la especialidad enfocada en los periodos que se dan durante el embarazo, el parto y el puerperio, vigilando principalmente casos en los que haya riesgos que necesiten ser intervenidos quirúrgicamente. Se llama puerperio al periodo durante el cual la mujer recupera el estado en el que estaba antes de iniciar la gestación.

    Esta especialidad médica va de la mano con la ginecología, por lo que se habla entonces de la disciplina llamada obstetricia y ginecología.

    Existen enfermedades no necesariamente provocadas por el embarazo, pero que pueden llegar a surgir durante esta etapa, convirtiéndose en un riesgo potencial. Es en ese momento cuando se debe recurrir al especialista para incluir un plan de tratamiento que no afecte el bienestar del bebé ni de la madre.

    La diabetes mellitus gestacional, el lupus eritematoso sistémico, los problemas de la tiroides y la hipercoagulabilidad son algunas de las llamadas enfermedades intercurrentes que podrían aparecer y que necesitan cuidado especializado.

    Obstetricia y diagnóstico prenatal

    En el área de obstetricia y diagnóstico prenatal de Estudio Médico Navarro ponemos a disposición de nuestros pacientes una amplia variedad de consultas y tratamientos:

    Toda mujer embarazada puede presentar cierto riesgo de tener un hijo con una alteración cromosómica. La más conocida y más frecuente es el Síndrome de Down (trisomía del cromosoma 21).

    En nuestra Unidad de Diagnóstico Prenatal ofrecemos la posibilidad de realizar dos tipos de pruebas no invasivas para conocer cuál es el riesgo real de esta alteración.

    PRUEBAS NO INVASIVAS

     

    1. Triple screening.

    Es la prueba más clásica, no invasiva y por tanto sin riesgo para la salud del feto, que consiste en valorar en conjunto tres marcadores y elaborar un índice de riesgo para estimar las probabilidades de que el feto este afecto de Síndrome de Down o de otros síndromes (Sd. De Edwards – trisomía del 18 y Sd. De Patau – trisomía del 13).

    Los parámetros que se estudian en conjunto son:

    • Edad materna.
    • Translucencia Nucal (mediante ecografía).
    • Estudio bioquímico en sangre materna (se estudian dos hormonas βHCG y PAPP-A).

    ¿En qué momento se realiza este test?

    Todo el estudio se realiza integro en primer trimestre de embarazo.

    • La analítica en sangre materna para el estudio de los marcadores bioquímicos se realiza entre la semana 8 y 10 de gestación, no siendo necesario acudir en ayunas.
    • La ecografía para valorar la Translucencia Nucal se realiza entre las semanas 11 y 13 de gestación.

    Interpretación de resultados

    Se considera que la gestación es de alto riesgo, cuando el índice obtenido es superior a 1/250 para trisomía 21, 18 o 13.

    En estos casos se ofrece a los pacientes la confirmación del diagnóstico mediante la realización de una prueba invasiva como son la biopsia corial o la amniocentesis.

    2. Estudio Genético en sangre materna (test de ADN fetal en sangre materna).

    Este test  permite estudiar el ADN fetal libre en sangre materna comprobando la edad de gestación por medio de la ecografía.

    Una vez realizada la prueba, en un plazo de 15 a 20 días y con un alto grado de fiabilidad, se podrá conocer la probabilidad de portar trisomías para los cromosomas 21 (Síndrome de Down), 13 (Síndorme de Patau) y  cromosoma 18 (Síndorme de Edwards). De igual modo también se pueden conocer otras anomalías con relación a los cromosomas X e Y, como pueden ser el  Síndorme de Turner y el de  Klinefelter.

    ¿En qué momento se realiza este test?

    • La extracción de sangre se puede realizar a partir de la semana 10 de gestación.
    • La ecografía anatómica de primer trimestre se realiza en torno a la semana 12 de gestación.

    Esta prueba tiene una gran fiabilidad para valorar riesgo de Síndrome de Down y trisomías de los cromosomas 13, 18 y cromosomas sexuales (X e Y) pero no estudia el resto de cromosomas y en el caso de que el resultado sea positivo (alto riesgo) hay que confirmar el diagnóstico mediante Amniocentesis.

     

    PRUEBAS INVASIVAS:
    biopsia corial- amniocentesis.

     

    1. Biopsia Corial

    Se trata de un procedimiento similar a la amniocentesis pero con la ventaja de que se puede realizar antes, a partir de la semana 11 de gestación.

    Consiste en la toma de una muestra de placenta mediante punción de la misma. El feto y la placenta tienen el mismo origen celular, por lo tanto estudiando los cromosomas presentes en la placenta podemos conocer el estatus cromosómico del feto.

    Al cabo de tres semanas se obtiene un estudio completo y definitivo de todos los cromosomas presentes en el feto.

    ¿En qué momento se realiza esta prueba?

    Esta prueba puede realizarse desde la semana 11 hasta la semana 15 de gestación.

    Los resultados se obtienen en tres semanas, aunque existe la posibilidad de conocer los resultados parciales para los cromosomas 21, 18, 13, X e Y en un plazo de 2 a 3 días.

    ¿En qué consiste?

    La paciente se tumba en la camilla, y se le administra anestesia local.

    Mediante visualización ecográfica, se introduce una aguja fina a través del abdomen de la madre hasta llegar al útero y de allí se toma una muestra de vellosidades coriales.

    Riesgos

    El riesgo de aborto es del 1%, similar al de las amniocentesis realizadas en semana 16.

    En aproximadamente el 1% de los casos, es necesario repetir el procedimiento debido a que las células no crecen en el laboratorio o a que los resultados no son concluyentes.

    Indicaciones

    Se indica en los casos de pacientes con antecedentes de embarazos con defectos congénitos o cromosómicos, en pacientes que desean conocer los cromosomas del feto y especialmente en pacientes con un índice de riesgo elevado en el triple screening del primer trimestre.

    2. Amniocentesis

    La amniocentesis es una prueba prenatal muy común, que consiste en extraer una pequeña cantidad del líquido amniótico que rodea al feto para analizarlo.

    Al cabo de tres semanas se obtiene un estudio completo y definitivo de todos los cromosomas presentes en el feto.

    ¿En qué momento se realiza esta prueba?

    Cuando el embarazo es de riesgo podemos realizarla desde la semana 15, aunque lo más común es realizarla en semana 16.

    Los resultados se obtienen en tres semanas, aunque existe la posibilidad de conocer los resultados parciales para los cromosomas 21, 18, 13, X e Y en un plazo de 2 a 3 días.

    ¿En qué consiste?

    Consiste en introducir una aguja fina a través del abdomen de la madre hasta llegar al útero y de allí se toma una muestra de líquido amniótico.

    La aguja se visualiza en todo momento mediante ayuda ecográfica, para evitar hacerle daño al feto.

    Instrucciones tras la biopsia

    Tras el procedimiento la paciente debe descansar durante el resto del día.

    En los tres días siguientes a la amniocentesis, se debe evitar coger pesos, tener relaciones sexuales y viajar.

    Durante dos días, se pueden sentir molestias abdominales similares al dolor de regla, estos dolores pueden tratarse con paracetamol.

    Si el dolor abdominal es muy intenso o hay un sangrado vaginal, pérdida de líquido por la vagina o fiebre, se recomienda contactar con el médico cuanto antes.

    Riesgos

    El riesgo de aborto es del 1%.

    En menos del 1% de los casos, es necesario repetir el procedimiento debido a que las células no crecen en el laboratorio o a que los resultados no son concluyentes.

    Indicaciones

    Se indica en los casos de pacientes con antecedentes de embarazos con defectos congénitos o cromosómicos, en pacientes que desean conocer los cromosomas del feto y especialmente en pacientes con un índice de riesgo elevado en el triple screening del primer trimestre.

    En ocasiones cuando se estudia el riesgo de defecto cromosómico, resulta que el resultado no es de riesgo elevado pero tampoco bajo. El riego puede no compensar someterse a una prueba invasiva, pero no nos deja tranquilos del todo.

    En estos casos ofrecemos realizar lo que en nuestra Unidad de Diagnóstico Prenatal llamamos una ecografia de marcadores ecográficos de cromosomopatía.

    Esta ecografía la realizamos en semana 16 de gestación y consiste en un repaso exhaustivo de todo lo que puede indicar riesgo de que el feto padezca un trastorno cromosómico.

    Estudiamos el cerebro, el corazón, los riñones, el intestino, el crecimiento fetal, el tubo neural y el cordón umbilical.

    Un estudio normal disminuye el riesgo y nos tranquiliza, mientras que si encontramos alguna alteración podemos indicar un estudio invasivo para llegar a un diagnóstico correcto.

    Esta ecografía está especialmente indicada en mujeres que:

    • Tengan la translucencia nucal aumentada en el primer trimestre.
    • Antecedentes de malformaciones fetales en gestaciones previas.

    Aunque también puede realizarse en todas aquellas mujeres que así lo deseen.

    En esta ecografia estudiamos:

    • Crecimiento fetal.
    • Anatomía fetal.
    • Placenta y líquido amniótico.
    • Reevaluación de riesgo cromosómico (marcadores).
    • Valoración de riesgo de gestación (longitud de cuello, Doppler de arterias uterinas).

    Esta ecografía está indicada para todas las mujeres, ya que conocer de antemano la presencia de alguna malformación en el feto es muy importante para el manejo del embarazo, planificación del parto y atención correcta del recién nacido.

    En algunas ocasiones surgen dudas sobre la existencia de algún problema cardiaco en el feto.

    En nuestra unidad podemos realizar un estudio completo del corazón fetal incluyendo el estudio morfológico de todas las cavidades cardiacas, salidas de grandes vasos (aorta y pulmonar) y retorno venoso. Así mismo podemos estudiar su función mediante Doppler color y Doppler pulsado.

    Todo ello nos sirve para ver en caso de patología el alcance de la lesión y ofrecer consejo sobre la evolución.

    Consiste en visualizar en cuatro dimensiones el contorno fetal, especialmente la cara del feto.

    El mejor momento para realizar esta ecografía es entre la 25 y la 29 semana.

    En nuestra unidad además de ver la cara, siempre realizamos una ecografía obstétrica valorando el crecimiento fetal, la posición, la placenta y la cantidad de líquido amniótico…

    La exploración la grabamos en un DVD para los pacientes.

    Esta ecografía como todas las demás, la realizamos médicos especialistas en Obstetricia y Ginecología avalados como Ecografistas por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.

    En ocasiones queremos valorar si el crecimiento del feto es correcto y si la placenta está funcionando bien.

    En estos casos podemos realizar un estudio de la biometría fetal (diámetros de cabeza, abdomen y longitud de fémur), valoración de la cantidad de líquido amniótico y Doppler pulsado y color (valoración de la función placentaria) de los vasos del cordón umbilical, la Arteria cerebral media y el Ductus venoso.

    Póngase en contacto con nuestro equipo de obstetricia y diagnóstico prenatal.