• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Aparato digestivo – Estudio Médico Navarro

    Aparato digestivo

    La especialidad de aparato digestivo estudia las enfermedades que afectan al tubo digestivo (esófago, estómago, intestino delgado e intestino grueso), hígado, páncreas y vías biliares. Se trata, sin duda, de enfermedades muy frecuentes que afectan a un elevado porcentaje de la población. Tal es así, que constituyen una de las principales causas de consulta médica a nivel de atención primaria. En Estudio Médico Navarro contamos con especialistas en aparato digestivo.

    Especial mención merecen los programas de despistaje del cáncer colorrectal, segundo tumor maligno en frecuencia tanto en el hombre como en la mujer. Estos programas son uno de los objetivos primordiales de nuestra consulta.

    La gastroscopia es una técnica diagnóstica que permite, mediante la introducción de un endoscopio por boca, la exploración visual directa del esófago, estómago y duodeno, la toma de muestras si se precisa para llegar al diagnóstico y la aplicación de determinados tratamientos sobre lesiones sangrantes o lesiones orgánicas que condicionan una estrechez del tubo digestivo a ese nivel.

    Realizada bajo sedación controlada por un médico anestesista, es una prueba que no produce molestia alguna y con una tasa de complicaciones mínima. Su rentabilidad diagnóstica es muy superior a la de otras técnicas alternativas como son los estudios radiológicos con contraste.

    La colonoscopia es una técnica diagnóstica que permite, mediante la introducción de un endoscopio por el ano, la exploración visual directa del intestino grueso o colon, la toma de muestras si se precisa para llegar al diagnóstico y la aplicación de determinados tratamientos sobre lesiones sangrantes, lesiones orgánicas que condicionan una estrechez del tubo digestivo a ese nivel y, especialmente, sobre los pólipos, lesiones de conocido carácter premaligno.

    Realizada bajo sedación controlada por un médico anestesista, es una prueba que no produce molestia alguna y con una tasa de complicaciones mínima. Es muy importante una correcta preparación del intestino previa al procedimiento para que la exploración sea correcta y fiable.

    La colonoscopia es el mejor procedimiento diagnóstico para el despistaje y diagnóstico precoz del cáncer de colon. Existe evidencia científica de que aquellos programas de despistaje de esta tumoración maligna que incluyen la realización de una colonoscopia en pacientes de riesgo, consiguen disminuir tanto la incidencia como la mortalidad por esta neoplasia.

    La cápsula endoscópica es un dispositivo de tamaño algo mayor al de una cápsula de medicación convencional que, ingerido por el paciente, permite la exploración de la totalidad del intestino delgado, territorio no accesible por los endoscopios convencionales. Durante 8-10 horas, la capsula capta imágenes de forma ininterrumpida y las envía a un registrador que el paciente lleva consigo durante toda la prueba mientras realiza su actividad ordinaria. Posteriormente, tras procesar estas imágenes con un programa informático, se puede explorar todo el intestino delgado. Terminado el registro, la cápsula se expulsa con la deposición.

    Esta es una prueba incruenta, sin complicaciones cuando la indicación se ha realizado correctamente y que ha demostrado ser muy útil en el estudio de anemias por falta de hierro de causa no determinada y en el estudio de extensión de ciertas variantes de la enfermedad inflamatoria intestinal.

    El Helicobacter Pylori es una bacteria que, se sabe, juega un papel muy importante en la aparición de úlceras gástricas y duodenales y en el desarrollo de ciertos tipos de tumores malignos gástricos como es el caso del llamado Iinfoma MALT.

    Si bien es habitual estudiar su presencia en el tracto digestivo al realizar una gastroscopia, es posible su detección mediante una sencilla prueba que analiza el aliento del paciente.

    Esta prueba es totalmente inocua y consiste en recoger el aliento del paciente tras soplar en dos pequeños tubos, antes y después de haber bebido un preparado líquido. La prueba es muy sensible y está indicada en aquellos casos en los que no es precisa la exploración visual directa gastroduodenal mediante una gastroscopia.