Protege a los niños del sol
Protección solar para niños - Estudio Médico Navarro

Protege a los niños del sol

Protege a los niños del sol
¡Califícanos!

Con el verano y las altas temperaturas quienes más disfrutan de los baños y el agua son los niños. Sin embargo, no debemos dejar que el calor sea un impedimento para que, tanto antes como después de un chapuzón, empleemos crema solar con un alto factor de protección para evitar sustos posteriores y proteger la piel y la salud de los más pequeños.

Un bebé de menos de seis meses es muy pequeño para disfrutar del sol, por eso no debe ser expuesto. Si va a la playa o la piscina deberá permanecer siempre cubierto, a la sombra, bajo una sombrilla y vestido, aunque para ello lo más recomendable sea el uso de ropa ligera y tejidos naturales como el algodón, que se prestan a la rápida transpiración.

A partir de esos primeros seis meses podremos disfrutar de ellos tanto en el sol como en el agua pero poco tiempo, con mucha precaución y protección. Mientras los niños son muy pequeños, los filtros físicos (como la ropa, el toldo o la sombrilla) son mucho más eficaces que las cremas, que pueden provocar irritaciones y alergias según el tipo de piel.

A medida que vayan creciendo, debemos utilizar una crema solar de alta protección que sea resistente al agua. Hay que extenderla media hora antes de la exposición solar, repetir tras cada baño y cada cierto tiempo. Debemos acordarnos de cubrir con la crema todas las partes del cuerpo del niño, incluyendo orejas, cuello, empeine y plantas de los pies.

Al igual que pasa con los mayores, debemos evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día, siendo en niños un poco más amplia (desde las 12 a las 17, aproximadamente). Además del sol y la sombra, tenemos que prestar atención a las temperaturas, ya que el exceso de calor y la sudoración pueden provocarles un golpe de calor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Archivos