• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Resumen de la Semana Mundial de la lactancia materna

    Semana Mundial de la Lactancia Materna
    Semana Mundial de la lactancia materna

    Semana Mundial de la Lactancia Materna

    La lactancia materna es una forma de nutrición ideal para los bebés, contribuyendo a un crecimiento y desarrollo saludable. Además, reduce la incidencia y severidad de enfermedades tanto en las madres como en los hijos. En mujeres, disminuye el riesgo de cáncer ovárico y de mama, refuerza el vínculo afectivo y acentúa el sentido de la satisfacción ante una lactancia exitosa.

    La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda la lactancia exclusivamente materna durante los primeros seis meses de vida y a petición del niño, encargado de marcar el ritmo y la frecuencia. Después, la nutrición de los más pequeños debe reforzarse y complementarse con otros alimentos hasta los dos años, que se irán introduciendo progresivamente.

    Desde 1992, la Semana Mundial de la Lactancia Materna se celebra desde el día 1 hasta el 7 de agosto en más de 120 países en todo el mundo. Este año, y bajo el lema “Lactancia Materna, clave para el desarrollo sostenible”, la semana centra sus objetivos en la relación de la lactancia con la sostenibilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), aquel que satisface las necesidades actuales sin comprometer a las generaciones futuras en sus capacidades de satisfacer sus necesidades propias.

    Además de todos los beneficios nombrados anteriormente para evitar enfermedades y aumentar la defensa de los pequeños, la lactancia materna tiene muchos beneficios a largo plazo, entre ellos mantiene una buena salud toda la vida. Los adultos que de pequeños tuvieron lactancia materna suelen tener una tensión arterial más baja, menos colesterol y menos tasas de sobrepeso, obesidad y diabetes.

    La lactancia precoz, iniciada en la primera hora de vida del bebé, es clave para el desarrollo de una lactancia exitosa y prolongada. Por eso, practicarla desde el nacimiento del niño puede marcar diferencias a lo largo de toda su vida.

  • Archivos