• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • 948 24 12 36 / 629 14 18 03 / FAX: 948 15 24 46

    Vitrificación – Estudio Médico Navarro

    Vitrificación

    La vitrificación, técnica de reproducción asistida que llevamos a cabo en Estudio Médico Navarro, ha dejado de ser una técnica experimental y ha pasado a aplicarse en la práctica clínica cada vez en mayor número de casos y con unos resultados excelentes tanto cuando se realiza con óvulos como con embriones.

    La vitrificación es una técnica de congelación ultrarrápida que evita la formación de cristales de hielo en las estructuras celulares, gracias al uso de elevadas concentraciones de sustancias crioprotectoras y a las altas velocidades de enfriamiento utilizadas durante el procedimiento.

    Es una técnica de reproducción asistida que permite preservar la fertilidad de la mujer el tiempo que ésta desee hasta que decida ser madre.

    Está indicado para:

    • Mujeres que por cualquier motivo deseen posponer la maternidad.
    • Mujeres que van a iniciar un tratamiento oncológico. Tanto la quimioterapia como la radioterapia producen daños irreversibles en los ovarios y producen esterilidad, en estos casos la vitrificación de óvulos deja la posibilidad a estas pacientes de ser madres una vez superada la enfermedad.
    • Mujeres que vayan a someterse a una intervención quirúrgica sobre el ovario, por ejemplo en casos de extirpación de los ovarios o de endometriosis.
    • Pacientes que por motivos ético-morales no desean generar un exceso de embriones o vitrificar embriones en sus ciclos de fecundación in vitro.
    • Pacientes en las que se pospone la transferencia embrionaria por distintos motivos (síndrome de hiperestimulación ovárica, aparición de pólipos, de hidrometra o de hidrosálpinx, ausencia de espermatozoides, etc.)
    • En pacientes con baja respuesta, para cumular óvulos en sucesivas estimulaciones y aumentar sus posibilidades de gestación o para conseguir un número suficiente de óvulos si queremos realizar un Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP).

    Resultados

    • Altas tasas de supervivencia ovocitaria, que van desde el 90 al 95%, dependiendo de la edad de la paciente en el momento de la criopreservación.
    • Mismas tasas de fertilización, gestación e implantación embrionaria que cuando se utilizan óvulos en fresco.

    Procedimiento

    La paciente tiene que someterse a un tratamiento de estimulación ovárica controlada, igual que cuando se realiza un tratamiento de FIV para poder obtener sus óvulos.

    Una vez se han obtenido los óvulos, en lugar de inseminarlos y fecundarlos, se procede a su vitrificación para posteriormente almacenarlos en nitrógeno líquido a una temperatura de menos 196⁰C.

    Riesgos y limitaciones

    Los riesgos son los asociados al procedimiento de la estimulación ovárica controlada, a la anestesia y al procedimiento de la punción folicular para la extracción de los óvulos.

    No existe un límite de tiempo para la utilización de los óvulos vitrificados, más que el legalmente establecido para que una mujer pueda ser madre (entorno a los cincuenta años).

    Los porcentajes de éxito de la técnica dependen fundamentalmente de la edad de la paciente y del estado de sus ovarios. Tienen mejor pronóstico las mujeres menores de 35 años, con ovarios no operados y que no padezcan endometriosis, no obstante hay que valorar cada caso en la consulta antes de tomar una decisión.

    La vitrificación permite criopreservar los embriones de buena calidad y que no son transferidos en primer lugar después de realizar un tratamiento de FIV. De esta manera, las pacientes mantienen la posibilidad de conseguir un embarazo en el futuro sin necesidad de volver a someterse a un procedimiento de estimulación ovárica.

    Con la vitrificación de embriones, se obtienen tasas de supervivencia embrionaria posterior a la descongelación superiores al 90% y los embriones conservan casi intactas sus posibilidades de implantar.

    Transferencia de embriones desvitrificados o criotransferencia

    • Es un tratamiento sencillo, cómo y económico para la paciente.
    • Se basa en preparar el útero para que se encuentre receptivo en el momento de la desvitrificación y transferencia de los embriones.

    Procedimiento

    El tratamiento comienza con el periodo menstrual de la paciente.

    A partir del segundo día del ciclo menstrual la paciente comienza con la medicación para preparar el endometrio, esta medicación se administra bien en forma de parches o bien como pastillas por vía oral.

    Durante un periodo de unos quince días la paciente acudirá a la consulta para realizarse controles hormonales y ecográficos un par de veces por semana.

    Transcurridos aproximadamente quince días desde la menstruación, si el endometrio reúne las condiciones necesarias para ser receptivo, se programará la desvitrificación y la transferencia de los embriones.

    Entonces la paciente iniciará la toma de progesterona vía vaginal entre 3 y 5 días antes de la fecha prevista para la desvitrificación y la transferencia.

    La transferencia es un proceso rápido e indoloro, que no requiere sedación y que se lleva a cabo con una cánula muy fina que permite acceder al fondo del útero para depositar allí los embriones.

    Ventajas

    • Es un tratamiento más cómodo, sencillo y económico para las pacientes.
    • Los embriones vitrificados conservan prácticamente las mismas posibilidades de embarazar que los embriones en fresco.
    • Los embarazos conseguidos con transferencia de embriones criopreservados transcurren igual que los conseguidos con transferencia de embriones en fresco.