• Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Relaciones sexuales dolorosas; causas

    Relaciones sexuales dolorosas; causas

    Relaciones sexuales dolorosas; causas

    Mantener relaciones sexuales es una práctica en la que, además de construirse la pareja y su relación, también aporta y solemos relacionarlo con un placer y disfrute. Sin embargo, existen relaciones sexuales dolorosas en el plano físico para las mujeres, experimentando un dolor que anula las sensaciones positivas. Esta disfunción sexual, conocida como dispareunia, tiene su efecto en mujeres en distintos puntos de su ciclo vital, estando presente en el 45% de las mujeres posmenopáusicas y entre el 10 y el 15% de las mujeres en edad fértil. Desde Estudio Médico Navarro queremos abordar las distintas causas que provocan estos dolores. 

    En primer lugar, cabe explicar que entre sus causas orgánicas encontraremos, entre ellas encontraremos la infamación, como la vulvovaginitis, la atrofia genitourinaria de la menopausia, producida por la sequedad vaginal o el sueldo pélvico hipertónico. Otras, como la endometriosis, los procesos digestivos y urológicos, así como las adherencias post cirugías, también son responsables del dolor durante el coito. 

    Sin embargo, en Estudio Médico Navarro vamos a centrarnos en las causas específicas más comunes.

     

    • Sequedad vaginal

     

    La falta de lubricación en la vagina puede provocar dolores durante la penetración, razón por la cual es muy importante una previa estimulación. La sequedad puede darse a cualquier edad, especialmente tras un parto, durante la lactancia o en la menopausia, a raíz del descenso del número de estrógenos.

     

    • Vulvodinia

     

    Se trata de una disfunción de origen nervioso y que causa un malestar persistente vulvar, que puede ofrecer sensación de carne viva, ardor o picazón sin necesidad de hallar indicios claros sobre la infección de la piel.

     

    • Vaginismo

     

    Se trata de una contracción de los músculos de la vagina que hacen la penetración muy dolorosa. Es una reacción al coito por miedo o falta de información sobre el acto sexual, así como por miedo al embarazo o a las enfermedades de transmisión sexual.

     

    • Infecciones o alteraciones cutáneas

     

    Contar con una vulvovaginitis infecciosa o una infección urinaria de repetición son causas frecuentes de dispareunia.

     

    • Postparto

     

    El dolor genital persistente o recurrente asociado al coito después del parto es un padecimiento frecuente.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *