• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Descubren dos proteinas esenciales para la fertilización

    Descubren dos proteinas esenciales para la fertilización
    Estudio Medico Navarro - Proteínas

    Descubren dos proteinas esenciales para la fertilización

    Descubren dos proteinas esenciales para la fertilización
    ¡Califícanos!

    Científicos del Welcome Trust Sanger Istitute del Reino Unido, describen en la revista Nature cómo a través de la unión de dos proteinas hasta hace poco desconocidas, es posible el milagro de la fertilización de los óvulos y de la vida.

    La fertilización ocurre cuando un espermatozoide reconoce al óvulo y se fusiona con él para formar primero un cigoto que más adelante se desarrolla en un embrión y finalmente en un feto.

    Ya en 2005 científicos japoneses encontraron una proteina que se encargaba de reconocer al óvulo y que estaba en la superficie de los espermatozoides y la llamaron “Izumo” en honor a un templo japonés con el mismo nombre vinculado con los matrimonios. No ha sido hasta hace escasos meses que su ligando o proteina compañera en la superficie de los óvulos ha dejado de ser un misterio.

    Ahora investigadores británicos han descubierto que en la superficie de los óvulos se encuentra la proteina receptora “Juno” (hasta ahora desconocida) y que juega un papel fundamental en el reconocimiento entre el óvulo y el espermatozoide, ya que al producirse el reconocimiento y la unión de ambas (Izumo y Juno) el óvulo abre la puerta de entrada al espermatozoide, permitiendo que ámbas células se fusionen y al mismo tiempo esta puerta se vuelva a cerrar para que no haya más espermatozoides capaces de fecundar al óvulo. Así es como el óvulo se asegura de que sólo un espermatozoide sea el que lo fecunde y se evita la creación de cigotos anómalos o con desequilibrios cromosómicos.

    Aunque estos estudios de reconocimiento y de unión entre proteinas se han realizado en ratones, el hecho de que Izumo y Juno también se hayan encontrado en la superficie de los óvulos y espermatozoides humanos abre las puertas para el desarrollo de nuevas terapias en los tratamientos de infertilidad o para el desarrollo de nuevos fármacos anticonceptivos.

    Fuentes: Europa Press.
    Artículos relacionados: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20140417/54405897693/izumo-juno-proteinas.html

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *