• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • 948 24 12 36 / 629 14 18 03 / FAX: 948 15 24 46

    Fecundación in vitro – Estudio Médico Navarro

    Fecundación in vitro

    La Fecundación In Vitro (FIV) es un tratamiento de reproducción asistida que llevamos a cabo en Estudio Médico Navarro, consistente en realizar la fecundación del óvulo fuera del cuerpo.

    Para ello es necesario tener un laboratorio con las condiciones muy controladas, de forma que se logre reproducir en una placa de cultivo las condiciones bajo las cuales se encontrarían los gametos y los embriones en condiciones fisiológicas (Tª, luminosidad, pH de los medios de cultivo…).

    Se distinguen 2 tipos de FIV:

    • FIV convencional: consiste en unir en microgotas de cultivo ambos gametos (óvulo y espermatozoides). El espermatozoide más apto fecundará al óvulo.
      Estudio Médico Navarro - FIV 1
    • ICSI (Inyección Intracitoplasmática de espermatozoides): es una variante de la FIV convencional. Mediante el uso de un microinyector y una pipeta muy fina, se introduce un espermatozoide en el interior del óvulo. De este modo se incrementan las posibilidades de que se produzca la fecundación.
      Estudio Médico Navarro - Fiv ICSI

    Las tasas de éxito de la FIV varían en función de varios factores, como la edad de la paciente, calidad de los gametos, índice de masa corporal de la paciente, reserva ovárica, factor masculino… Así pues, en consulta el médico tendrá en cuenta diferentes marcadores clínicos y ecográficos para explicarles a los pacientes las probabilidades de éxito del tratamiento.

    ¿Para quién está indicado este tratamiento?

    • Obstrucción o ausencia de las trompas de Falopio.
    • Pacientes con fallos previos en Inseminación Artificial.
    • Factor masculino severo.
    • Pacientes con endometriosis.
    • Reserva ovárica baja.
    • Ovocitos criopreservados de programa de preservación de la fertilidad.

    Conoce el proceso paso a paso

    Durante un periodo de aproximadamente 2 semanas la paciente ha de estimularse mediante inyecciones diarias de hormonas, con tal de obtener un número suficiente de óvulos que nos den un mínimo de garantías de éxito en el tratamiento.

    Durante la estimulación, se realizarán controles ecográficos y hormonales con tal de monitorizar el crecimiento de los folículos ováricos, y programar la punción folicular correctamente.

    Estudio Médico Navarro - Estimulación Ovarica

    Es una intervención quirúrgica, en la que se puncionan los folículos ováricos y se aspira el líquido folicular en el que van inmersos los ovocitos.

    Durante esta intervención la paciente está bajo sedación. Es un proceso que dura aproximadamente 15 minutos y resulta totalmente indoloro para la paciente.

    Los ovocitos llegan al laboratorio en tubos estériles llenos de líquido folicular, a continuación se localizan con ayuda de una lupa, se recogen con una pipeta y se limpian para eliminar los restos de sangre que puedan llevar pegada. Después se guardan en una placa con medio de cultivo a 37 ⁰C en el incubador.

    A los pocos minutos de haber terminado la punción folicular ya se conoce el número total de ovocitos extraídos y esta información se trasmite a los pacientes antes de darles el alta.


    Una vez extraídos los óvulos, se procede a inseminarlos ese mismo día, con semen fresco del paciente siempre que esto sea posible.

    Normalmente la muestra de semen se obtiene en la clínica, pero en algunos casos, especialmente cuando el paciente tiene problemas para recoger la muestra es posible que los pacientes la recojan en su domicilio y la traigan al centro antes de que pase una hora desde su obtención.

    Siempre es posible congelar una muestra de semen previamente a realizar el tratamiento de FIV. Pero es preferible trabajar con una muestra de semen en fresco el día de la extracción de los ovocitos, ya que el semen congelado pierde movilidad en el proceso de congelación/descongelación y también se ha visto que congelar semen, aumenta el daño del ADN de los espermatozoides.

    Para la inseminación de los ovocitos, se puede realizar tanto la técnica de FIV convencional como la de ICSI o incluso hacer mitad y mitad, según las indicaciones médicas.

    Al día siguiente a la inseminación de los óvulos, se valora cuántos de ellos han fecundado correctamente y se informa a la paciente.

    Un ovocito correctamente fecundado presenta dos pronúcleos, uno correspondiente al espermatozoide del padre y otro correspondiente al óvulo de la madre. Se trata ya de un zigoto.

    A veces nos podemos encontrar con ovocitos que no han fecundado, ovocitos que han fecundado de forma anómala y ovocitos que han degenerado (muerto) tras la inseminación.

    Durante los sucesivos días se monitorizará el desarrollo de los zigotos/embriones para seleccionar los mejores para transferir.

    Estudio Médico Navarro - Cultivo de embriones

    Los embriones serán clasificados en 4 categorías (A, B, C y D) que estarán correlacionadas con su potencial para conseguir embarazo, siendo los embriones tipo A los más aptos para la transferencia y con mejor pronóstico y los embriones tipo D los de peor calidad y potencial.

    Es el paso en el que los embriones serán depositados en el útero, donde han de implantar.

    Se realiza en el quirófano por su cercanía al laboratorio y no es necesario sedar o anestesiar a la paciente.

    El día de la transferencia embrionaria, es muy importante acudir al centro con la vejiga de la orina llena, porque ayudar a visualizar correctamente por ecografía la cánula de transferencia.

    En el momento previo a la transferencia, los embriones se pasan a una placa de cultivo con un medio específico y de ahí se cargan con extrema delicadeza en un catéter de transferencia.

    Posteriormente el catéter se introduce en la cavidad uterina, esto lo visualizamos mediante ecografía abdominal y el medio de cultivo con los embriones se deposita a un centímetro del fondo uterino.

    La transferencia suele realizarse en día 3 de desarrollo, aunque puede realizarse en día 5/6 en un estadio más avanzado (blastocisto).

    Siempre se transfieren los embriones de mejor calidad y pronóstico. Se puede transferir desde un embrión hasta tres, en función de la edad, estado general de la paciente e historia clínica.


    Una vez realizada la transferencia embrionaria, se procede a la criopreservación de los embriones de buenas calidades que no se hayan transferido, siempre que los haya.

    En caso de no haber transferencia embrionaria por indicación médica o decisión de la paciente, se criopreservarán todos los embriones con buenas calidades para futuras transferencias.

    Para ello se emplea la técnica de vitrificación, un novedoso método de congelación que tiene una elevada garantía de supervivencia de los embriones.

    Las tasas de embarazo con embriones congelados son muy similares a las de embriones en fresco.

    • Síndrome de hiperestimulación ovárica.
    • Embarazo ectópico.
    • Embarazo múltiple.
    • Riesgos asociados a la anestesia.