• Síguenos en Google+ - Estudio Médico Navarro Síguenos en Facebook - Estudio Médico Navarro Síguenos en Twitter - Estudio Médico Navarro
  • Inseminación artificial – Estudio Médico Navarro

    Inseminación artificial

    Es una técnica de reproducción asistida consistente en la introducción de espermatozoides de forma artificial en el útero, durante el periodo ovulatorio de la paciente, con tal de lograr gestación. En Estudio Médico Navarro realizamos tratamientos de inseminación artificial.

    Es fundamental inducir la ovulación de la paciente y realizar controles ecográficos con tal de programar correctamente la fecha de inseminación.

    La paciente no ha de presentar obstrucción en las trompas de Falopio.

    En función del origen del semen empleado, distinguimos:

    IAC (INSEMINACIÓN ARTIFICIAL CONYUGAL):

    Se emplea semen de la pareja.

    Está indicado para:

    • Casos con un recuento de espermatozoides móviles (REM) en la muestra igual o superior a 3 millones.
    • Casos de eyaculación retrógrada o impotencia.
    • Casos de vaginismo.
    • Pacientes anovuladoras.
    • Casos de Esterilidad idiopática (de causa desconocida).

    IAD (INSEMINACIÓN ARTIFICIAL CON SEMEN DE DONANTE):

    Se emplea semen de donante anónimo.

    Está indicado para:

    • Casos de azoospermia (ausencia de espermatozoides en el eyaculado).
    • En ausencia de pareja masculina.
    • En casos donde la pareja masculina presenta una enfermedad no descartable mediante Diagnóstico genético preimplantacional (DGP).

    Selección del donante

    En los tratamientos de IAD la adjudicación del donante se realiza en función de las características físicas de los pacientes y buscando la compatibilidad en grupo sanguíneo y Rh.

    Los donantes de semen son varones jóvenes y sanos, que se han sometido previamente a un riguroso reconocimiento médico y han pasado por estudios serológicos y genéticos para descartar que sean portadores de enfermedades de transmisión sexual y/o hereditaria.

    Procedimiento

    El proceso tanto para la IAC como para la IAD consta de tres fases:

    1. Estimulación ovárica

    Consiste en conseguir que se desarrollen varios foliculos ováricos mediante la estimulación con medicamentos hormonales.

    Se intentará conseguir un desarrollo folicular único o múltiple, controlando la dosis de medicación y realizando controles ecográficos y análisis de sangre.

    Cuando el folículo de mayor tamaño alcanza un diámetro medio de 18-19 mm se procede a la administración de la gonadotropina coriónica humana (hCG) que hace que se produzca la ovulación en un plazo de 36 horas.

    2. Inseminación intrauterina

    Aproximadamente dos horas antes de realizar la inseminación, el paciente ha de entregar la muestra de semen para su procesado en el laboratorio.

    Este procesado se conoce como capacitación, y consiste en la selección de los espermatozoides con mayor movilidad empleando el método de gradientes de densidad.

    Una vez obtenida la muestra capacitada, es importante que la concentración de espermatozoides móviles de la muestra (REM) no sea inferior a 3 millones.

    Además, ha de transcurrir el mínimo tiempo posible desde el procesado del semen hasta la inseminación.

    La inseminación se realiza en la consulta, con la paciente tumbada en posición ginecológica. Consiste en hacer pasar a través del cuello del útero una cánula fina y blanda con la muestra de semen capacitado, para depositar los espermatozoides en el fondo del útero.

    Es un procedimiento indoloro, que requiere de unos diez minutos de reposo post inseminación y a continuación permite a la paciente seguir con su rutina habitual hasta realizarse la prueba de embarazo.

    3. Soporte de la fase lútea

    Posteriormente el tratamiento que se indica es la administración de un óvulo de progesterona de 200 mg, vía vaginal cada 12 horas hasta la realización de la prueba de embarazo.

    En caso de prueba de embarazo positiva, se prolongará este tratamiento hasta la semana 10 de gestación.

    Tasa de éxito

    La tasa de éxito por ciclo de IA es de alrededor del 20%, alcanzando un máximo de aproximadamente 90% tras 4 inseminaciones.

    Una vez realizadas 4 inseminaciones sin lograr gestación, el tratamiento de recomendación será la FIV.

    La probabilidad de éxito está relacionada con la edad de la paciente, siendo recomendable la técnica de inseminación en mujeres de hasta 35 años. Las tasas se ven reducidas en pacientes mayores de 35 años, siendo el tratamiento de indicación en este grupo de pacientes la Fecundación in vitro (FIV).

    Cuando el ciclo no finaliza en embarazo

    Es posible preparar a la paciente para realizar otra inseminación, ya que no es necesario descansar entre un ciclo de IA y el siguiente.

    Antes de volver a iniciar el tratamiento, es posible que el doctor quiera valorar con los pacientes en la consulta si hay que variar la pauta de estimulación ovárica.